EL CURRICULUM QUE ME GUSTARÍA RECIBIR

Son muchas las preguntas que he recibido sobre la búsqueda de empleo por parte de estudiantes de detective privado. De eso poco sé, pero he pensado que os resultaría de utilidad conocer la otra cara de la moneda: ¿Qué curriculum me gustaría recibir?

El curriculum de detectives que me gustaría recibir

EL CURRICULUM QUE ME GUSTARÍA RECIBIR

A raíz del anterior post sobre consejos para abrir vuestra propia agencia de detectives varios estudiantes me han contactado comentando algo similar, que abrir algo era complicado en estos momentos por la falta de efectivo y los gastos inmediatos que supone y que si podía aconsejarles algo referente a la búsqueda de empleo. Como de búsqueda de empleo poco sé, creo que en lo único que os puedo resultar de utilidad es en intentar haceros ver la película desde otro punto de vista, el del que recibe los currículums.

Primero un par de ideas clave sobre la mentalidad de “empresario”:

1.- La motivación del empresario para contratar es la misma que la del trabajador para ser contratado: ganar dinero. Ya tenéis algo en común a partir de lo que trabajar, los dos buscáis lo mismo, aunque ninguno parezca querer hablar del tema.

2.- Los gastos de contratar a alguien son como mínimo el doble de lo que se le paga al trabajador. Entre pitos y flautas (40% de seguridad social, prevención de riesgos, formación, vacaciones, material de trabajo, kilometrajes, dietas, etc.) contratar a un trabajador que cobra 1.000 euros al mes te cuesta mínimo 2.000 €. Y no exagero, me quedo corto.

3.- Fijo, estable, seguro, garantizado, son conceptos del siglo pasado. La crisis ha cambiado de manera definitiva la mentalidad del empresario. Te puede gustar o no, pero es la realidad, adáptate. No habrá paso atrás.

4.- Cliente, rendimiento, dedicación, esfuerzo, variable son los conceptos que reinan en la actualidad, que la definen. En empresas de servicios, donde el “producto” y el “productor” son prácticamente lo mismo y no hay un “capital” que genere nada, las diferencias en estos conceptos son lo que discrimina quién va a sobrevivir o no en el mercado.

Los muy de izquierdas pueden tomarse unos minutos para respirar, se lo aconsejo, esto puede ser muy duro:

Igual que no todas las empresas ganarán lo mismo, no todos los trabajadores ganarán lo mismo. Rendimiento, dedicación, etc. sustituirán, de manera imparable al “Papá empresario” que quiere a todos sus hijos por igual.

Ánimo, respirad profundamente e id olvidando eso que os contaron de que por estudiar mucho ibais a tener un trabajo estable y bien pagado.

¿Lo habéis superado ya?

Sigamos.

Con estos conceptos en mente, os digo lo que busco yo (no hablo por los demás) en un currículum:

1.- Algo que me ilusione. La primera impresión que me tienes que dar es que no eres un “trabajador-gasto” sino un “trabajador-inversión”, alguien que no solo supondrá un número rojo en mi cuenta a final de cada mes sino alguien que me permitirá ganar más dinero contratándole que dejándole de contratar. Una empresa de servicios no es una cadena de montaje donde todo está automatizado, aquí la “calidad personal” cuenta. Y mucho. Hazme ver la posibilidad de nuevos ingresos, nuevos mercados, nuevos servicios. No te tengo que poder dejar escapar aunque no esté en mis planes contratar a nadie.

2.- A todos os han vendido los mismos cursos. A no ser que seas la excepción, las posibilidades de destacar a nivel formativo son pocas. Intenta destacar en algo que se alga del “estándar”, por ejemplo, fórmate de verdad en informática, habla coreano, o realiza un curso largo de edición de vídeo.

(Anécdota: El currículum típico que recibo contiene: Diploma de detective privado, estudiando licenciatura en Criminología, perito caligráfico, inglés y office nivel medio, con experiencia laboral como vigilante de seguridad, vendedor/a en tienda y/o trabajo en bar de noche y prácticas de detective de 3 meses. Si acabo de describir tu currículum ves pensando qué más puedes añadir, que no sea mentira, y te permita destacar.)

3.- La carta de presentación es básica. Ya que el currículum probablemente sea igual o muy similar al del resto, hazme ver que tú no eres como los demás. Todos hemos oído lo de que “solo hay una oportunidad de crear una buena primera impresión”. Cuéntame quien eres tú, a qué aspiras, cómo has llegado hasta aquí, qué vas a aportar a mi empresa para que los dos estemos cada vez mejor.

4.- Llama antes, si te atreves. Otra opción para una primera impresión es llamar por teléfono antes de enviar el currículum y la carta de presentación, si lo haces no olvides preguntar enseguida “¿Os pillo en mal momento, es mejor llamaros a otra hora?”. Es más probable “meter la pata” hablando que en una carta escrita, aunque si triunfas tienes mucho más ganado.

5.- Demuéstrame que sabes quién soy. Si no sabes quién soy difícil lo tendrás para ofrecerme lo que necesito. Si te dedicas a mandar currículums y cartas siempre iguales, dándole al copy-paste o al mail masivo y “me metes en el montón”, yo también “te meteré en el montón” donde meto estos currículums. Seguro que ya te imaginas donde es.

(Anécdota: Hay “campeones” que ni siquiera quitan el fw de los encabezados, o no se molestan en poner la copia en oculto y veo la lista entera de gente a la que mandan el mail. Imaginad cuántos de estos he contratado alguna vez).

6.- ¿Eres “experto” en office? Demuéstralo. No hace falta que seáis superdiseñadores y me mandéis un currículum estrambótico pero vuestra habilidad, gusto y redacción en el currículum pueden ser un indicativo de lo que me encontraré cuando redactéis un informe. No va a sumar puntos, a no ser que sea espectacular, pero puede descartaros al momento.

(Anécdota: Un “experto en Word” me mandó una vez un currículum con la foto cabeza abajo. O no era tan experto, o era muy muy vago. Obviamente nunca lo sabré).

7.- Estamos en el siglo XXI. Probablemente lees esto porque lo has encontrado a través de una red social o alguien lo ha compartido, lees blogs, ves vídeos de gatitos en youtube, cuelgas “selfies” en Instagram o gestionas una comunidad de “estudiantes motivados” en Google+. ¿Por qué los únicos datos que me das a conocer son un teléfono, un mail y una dirección?, ¿Qué me dicen estos datos de ti? Si me mandas un currículum, aparte de poner tus direcciones de redes sociales en él, mándame justo antes una invitación. Total lo voy a mirar. Si lo encuentro todo abierto pensaré que eres un/a pardillo/a, si lo veo todo cerrado pensaré que escondes algo.

(Anécdota: Pese a que realizar vídeos y editarlos es parte de nuestro trabajo, aún nadie me ha mandado nunca un videocurriculum o un enlace a un vídeo que colgó en youtube de sus pasadas vacaciones para demostrarme que tiene idea de edición de vídeo).

8.- Si quieres colaborar como autónomo mándame una lista de precios. No me digas “ya veremos”, “lo que acordemos en el momento” ni chorradas así. Si no se lo que vales no te compraré. Si no tienes un precio “público” no sabré si me cobras lo mismo que a los demás y no te compraré. Si veo que ni tú mismo sabes lo que vales no te compraré. Si por media hora de trabajo quieres cobrarme cinco, el kilometraje y un pepito de lomo, no te compraré. Quieres que sea tu cliente, tenme contento. Mucho.

9.- Un aspecto formal del currículum, el orden. No sé qué te habrán contado, pero para mí el orden correcto de presentación del contenido en el currículum es el orden de importancia. Lo más importante para el puesto al que aspiráis arriba y con las palabras clave en negrita. Hay currículums de licenciados con años de experiencia que si los miras a primer golpe de vista son gente con estudios de primaria en las Carmelitas Descalzas que han trabajado 3 meses de repartidores de “telepipa”, y para encontrar la información clave tienes que leerte el repertorio de trabajos-basura que ha realizado siendo estudiante y en qué institutos estudió el bachiller. Lo grave es que a veces te quedas sólo con el primer golpe de vista.

En resumen:

1.- Eres un producto y tu currículum es tu folleto: véndete bien.

2.- Ilusióname. Hazme pensar en lo mucho que ganaremos juntos, no en lo que me costarás.

3.- Muchas habilidades, como la redacción y la atención al detalle, se pueden demostrar en el currículum, aprovecha la oportunidad.

4.- Destaca. Sé el “Papá pitufo” de los currículums, no seas un pitufo más. No gustarás a todo el mundo, pero es más probable que gustes a alguien.

5.- Mándalo.– Según mi propia estadística no existe paro en España. En los últimos 4 años habré recibido no más de 15 o 20 currículums, incluyendo los de administrativas y comerciales.

Tal vez no os haya gustado nada lo que habéis leído pero espero que os sirva de algo.

Saludos y suerte.

 

Summary
EL CURRICULUM QUE ME GUSTARÍA RECIBIR
Article Name
EL CURRICULUM QUE ME GUSTARÍA RECIBIR
Description
Son muchas las preguntas que he recibido sobre la búsqueda de empleo por parte de estudiantes de detective privado. De eso poco sé, pero he pensado que os resultaría de utilidad conocer la otra cara de la moneda: ¿Qué curriculum me gustaría recibir?
Author
The following two tabs change content below.
Director en Omnia Veritas y detective privado con licencia 2265. Tel: +34 686 669 705 GM of Omnia Verita and private investigator. Cell: +34 686 669 705

Latest posts by Fernando Mairata (see all)

2 Comments

  1. Isabel Iglesias febrero 9, 2015
    • Fernando Mairata febrero 9, 2015

Leave a Reply

dos × 3 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies