EL SEGUIMIENTO PARA INVESTIGAR UNA BAJA LABORAL

Seguimiento para investigar baja laboral

La observación de las actividades de un tercero -el seguimiento de toda la vida- y la captación de esas imágenes sigue el método más efectivo. Veamos por qué.

¿Por qué el seguimiento sigue siendo la mejor opción?

Con la cantidad de tecnología que nos inunda hoy en día, parece que debería existir una app que nos permita despedir de manera legítima a los trabajadores que lo merecen. Nada más lejos de la realidad.

Veremos más adelante que la tecnología ayuda pero veamos ahora por qué el seguimiento sigue siendo la mejor, y a veces la única, opción.

Solidez legal del trabajo del detective

Los detectives privados llevamos décadas dedicándonos al seguimiento de personas que se encuentran de baja. A veces lo hacemos para mutuas, otras para aseguradoras pero gran parte de esos seguimientos los contratan las propias empresas víctimas del abuso de algún trabajador.

Tras tantos años, hay numerosísima jurisprudencia al respecto. Los límites que no se pueden cruzar y las circunstancias más favorables a conseguir para el despido están muy muy claros.

Está todo muy estudiado, cualquier detective privado con un mínimo de experiencia y cualquier despacho de abogados especializado en temas laborales sabe muy bien qué y cómo conseguir las pruebas que necesita.

Salirse de ese camino para intentar ahorrar suele salir muy caro.

Solidez de las pruebas conseguidas

Por los mismos motivos, por estar todo tan trabajado, sabemos perfectamente que conductas son las que debemos acreditar y cómo hacerlo para facilitar el trabajo del juez.

No olvidemos que el trabajo del detective es a la vez, en la práctica, un testimonio y una prueba documental (en cuanto a las fotografías y vídeos adjuntados en el informe).

La prueba gráfica es muy sólida, en especial la captada en vídeo. Por mucho peritaje e informe médico que avale la imposibilidad de algo, si se aportan al juez pruebas gráficas de que esa conducta se da en la realidad, no tendrá que esforzarse mucho el juzgador en ponderar a quien creer.

El clásico ejemplo sería el del trabajador que debe guardar reposo por dolores en la espalda o cervicales y se le graba descargando un camión o cargando bombonas de butano.

“Eppur si mouve” (“Y sin embargo se mueve”), frase atribuida a Galileo cuando se defendía de la Inquisición.

Por mucho que su médico de cabecera afirme que no puede estirar su brazo, si presentas una grabación en la que aparece cargando bolsas con los brazos estirados, poco queda por discutir.

Falta de alternativas válidas

Un poco lo que decíamos antes, lo de los seguimientos puede sonar a “antiguo” pero es que no hay otras opciones igualmente válidas y antiguo es, en general, todo lo que suena a justicia así que es apropiado.

Objetivos del seguimiento

Antes de iniciar el seguimiento se debe tener muy claro cual es el principal objetivo a demostrar, que no es otro que…

Demostrar la transgresión de la buena fe contractual

Eso puede incluir varios tipos de conductas, pero se concretan en dos principales:

Trabajar en otro lugar.

Bien sea por cuenta propia (típico caso que se da de baja durante la temporada alta para ayudar en una empresa familiar), para terceros (trabaja en negro en otro lugar cobrando de ambos lados) y el peor pero no infrecuente: Trabajar para la competencia. Los que estando de baja trabajan para la competencia merecerían un círculo especial en el infierno como traidores a su empresa, a sus compañeros y a la Seguridad Social pero tendremos que conformarnos con su despido.

Actividades que dificulten o impidan su recuperación.

Es obligación del trabajador, no una mera opción, hacer todo lo posible para recuperarse lo antes posible de su incapacidad y regresar a su puesto de trabajo y así lo contempla la ley.

Tantos discursos sobre lo malo que es trabajar y lo malos que son los empresarios hacen perder a la gente la base de las relaciones laborales: “trabajo a cambio de dinero”. Ni uno puede no trabajar ni el otro puede no pagar.

¿Y las nuevas tecnologías qué?

Las “nuevas” tecnologías sirven para que los periodistas escriban artículos delirantes cuando un detective entrevistado les enseña una cámara botón que hace 15 años que se comercializa.

The following two tabs change content below.
Director en Omnia Veritas y detective privado con licencia 2265. Tel: +34 686 669 705 GM of Omnia Verita and private investigator. Cell: +34 686 669 705

Latest posts by Fernando Mairata (see all)

Leave a Reply

tres + cuatro =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies