LA RATIFICACIÓN DEL INFORME DE INVESTIGACIÓN

El producto final que “vendemos” los detectives privados es el informe de investigación o informe investigado, pero muchas veces nuestro trabajo no acaba ahí, hay que ratificarlo.

ratificación informe investigación

La ratificación del detective

Si la redacción del informe de investigación, pese a la importancia que tiene, es prácticamente ignorada en la formación del detective, la ratificación es ya totalmente olvidada. Ratificar un informe no es simplemente reiterarse en el “me ratifico en el informe, señoría” que tantas veces habremos tristemente escuchado en algunos compañeros ni un discurso explicando nuestro currículo y amplia experiencia.

La clave de la ratificación, al menos según mi punto de vista, es la credibilidad.

La ratificación no es un paso más ni un engorro que el detective debe quitarse de encima como sea, es una oportunidad, la última y principal, de convencer a quien nos escucha de la veracidad de la información aportada.

Claves para una ratificación acertada

La fase previa

Como acto final, podríamos considerar como fase previa la realización misma de la investigación y la redacción del informe investigado. El 80% del éxito se basa en esa fase, no nos engañemos. Uno puede considerarse “un artista de las ratificaciones” y un “as del juzgado” pero, teatralidades aparte, si la información es deficitaria o el informe está mal redactado, poco podremos hacer para convencer al juez de la veracidad del mismo.

¿Cómo plantear la ratificación si observas puntos débiles en el informe?

Gran parte de los errores de ratificación que acaban en una no admisión del informe se deben a intentar convencer de más de lo que hemos conseguido probar. Si de los 3 objetivos marcados al inicio de la investigación solo has conseguido probar plenamente 1 y otro lo has conseguido a medias, céntrate en eso. Intentar abarcar más de lo que es sensato con el objetivo único de agradar a tu cliente es el primer paso para acabar en desastre.

Céntrate en lo que sí has conseguido probar y reconoce, si es necesario, no haber podido probar el resto de lo investigado.

La preparación de la ratificación

El primer paso será, siempre, releerte el informe, ver los vídeos y hacer memoria de todo lo observado durante la investigación. En ocasiones comprobarás que no es tan sencillo, en según qué temas pueden pasar largos años desde el momento en que investigaste hasta el día del juicio. Incluso es posible que acabes declarando en juicios que nada tienen que ver con el objetivo inicial. Por ejemplo, puedes preparar un informe para un despido disciplinario y acabar ratificando esa investigación en un juicio penal por acoso que denunció el trabajador una vez despedido.

Una vez has leído el informe y tienes los hechos claros en tu memoria, releelo otra vez, pero esta vez intenta leerlo desde el punto de vista de la otra parte. Muchas veces, aunque tengamos los hechos claros, hemos podido redactar el informe de una manera poco clara que induzca a creer que hay contradicciones, hechos poco probados e incluso conjeturas sin base.

Anticípate a las posibles preguntas de la otra parte buscando tú mismo las lagunas que hayan podido quedar poco claras en la redacción y aclara tus ideas para poder desarrollar una respuesta clara y verdadera.

Ponte tranquilo/a

Después de la fase de “autoanálisis”, si lo has hecho bien, habrás encontrado algún que otro punto débil en el informe que te quitará el sueño. Todos queremos impresionar en nuestros informes y demostrar lo buenos y eficientes que somos, por eso mismo, aunque por fuera aparentemos seguridad y confianza (o eso espero), siempre tenemos por dentro una vocecita que nos dice “¿Y si te preguntan algo insólito que no tienes preparado?

A los detectives noveles les voy a contar un secreto que espero que los tranquilice en ese aspecto:

En el 99% de los casos, el abogado de la otra parte no se ha preparado bien el interrogatorio.

Si me lee algún abogado seguro que se está cagando en mí, pero es la verdad.

Casi siempre la otra parte, si el informe está bien hecho, es objetivo y no contiene elucubraciones, da esa información por perdida. Es decir, o bien admite su veracidad y no entra a interrogarte de verdad sino que solo hace un par de preguntas de trámite (tipo: “¿Y no observó nada más que lo que plasma en el informe?”) o bien intentará atacar a nivel más personal para desprestigiarte a ti o a la profesión a la desesperada (tipo: “Todo el mundo sabe que los detectives falsean pruebas en sus investigaciones”) con el único fin de justificarse ante su cliente (ya sabe que el juez ignorará el discurso anti-detective).

En otras ocasiones…

Te han pillado en un renuncio, ¿ahora qué hago?

Repito que si has redactado bien el informe esto nunca te pasará, pero si ha habido un error y te tienen contra las cuerdas aquí tienes un par de consejos:

Intentarán vender un “error de investigación” cuando tú lo que debes admitir es un “error de redacción”. Con un “tal vez no me he explicado bien en el informe, lo que quería decir era…” o un “quizás sea un error de redacción pero ya queda bien claro en XXX que lo que quería decir era…”.

Cuanto menos tiempo se hable del tema mejor. Intenta zanjar el debate con una frase de difícil réplica.

No te ratifiques en algo absurdo y obvio que es incierto. Nunca.

¿Y la parte formal?

En cuanto a compostura, formas y comunicación no verbal intenta mantenerte sereno y demostrar confianza. Eso no quiere decir ser un témpano de hielo que no se inmuta ante nada. En ocasiones es normal, y por tanto aconsejable, indignarse ante alguna pregunta de la otra parte si es ofensiva hacia tu persona, tu informe o tu profesión.

Dos últimos e importantes consejos

Algunas veces la otra parte intentará poner en tu boca afirmaciones que nunca has realizado, destapa este intento de manipulación de lo escrito ante el tribunal de inmediato y con dureza, no lo dejes pasar. Para eso debes tener muy claro los términos en los que has redactado el informe, una palabra en lugar de otra puede cambiar el sentido completo de lo afirmado.

En tus respuestas alterna las miradas entre el interrogador y el tribunal. Uno hace la pregunta, pero al que debes convencer con tu respuesta es al otro. Ignorar a uno o a otro no es para nada aconsejable.

Summary
LA RATIFICACIÓN DEL INFORME DE INVESTIGACIÓN
Article Name
LA RATIFICACIÓN DEL INFORME DE INVESTIGACIÓN
Description
El producto final que “vendemos” los detectives privados es el informe de investigación o informe investigado, pero muchas veces nuestro trabajo no acaba ahí, hay que ratificarlo.
The following two tabs change content below.
Director en Omnia Veritas y detective privado con licencia 2265. Tel: +34 686 669 705 GM of Omnia Verita and private investigator. Cell: +34 686 669 705

Latest posts by Fernando Mairata (see all)

Leave a Reply

dieciocho − 6 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies