DETECTIVES FAMOSOS DE FICCION VS DETECTIVES REALES

Son muchos los referentes que nos vienen a la cabeza al pensar en detectives famosos y tan opuestos como Sherlock Holmes o Torrente. ¿Serán  así en la realidad?

Detectives famosos de ficcion y detectives reales

La realidad es que aún no he conocido ningún Sherlock Holmes en la profesión y me niego a contestar si me he encontrado algún Torrente (todos imagináis la respuesta). Lo realmente curioso del tema es que sí coinciden algunos de los rasgos de los detectives de ficción y los detectives reales.

RASGOS COINCIDENTES CON LOS DETECTIVES FAMOSOS DE FICCIÓN

LOS DETECTIVES SON LOBOS SOLITARIOS

Es quizás uno de los rasgos más comunes y que más condicionan la permanencia en la profesión y predicen el abandono. El detective español es autónomo, y no solo en el sentido de “profesional al que el estado le roba cerca del 70% de sus ingresos para gastarlo en tonterías” (en eso coincidimos con la mayoría de profesionales del país). Autónomo en el sentido del “yo me lo guiso y yo me lo como”.

No es que seamos antisociales, ni mucho menos, o que nos aislemos de la sociedad, es que estamos acostumbrados a resolver nuestros problemas en solitario. La inmensa mayoría de encargos los resuelve un solo detective, esté en una organización pequeña o en una grande y está acostumbrado a resolver completamente solo las incidencias que puedan ocurrir durante la investigación.

Ese punto de autonomía es probablemente lo que distinga del estudiante de criminología que encamina su carrera hacia la investigación privada del que acabará opositando a las fuerzas de seguridad del estado.

Como contrapunto a la soledad profesional, el detective medio es un buen conversador y le gusta, en su tiempo libre, conocer gente y ambientes diferentes, lo que nos lleva al siguiente punto…

EL BUEN DETECTIVE ES CURIOSO

Y le gusta resolver enigmas por puro placer.

Raro es el detective al que le pides un presupuesto, y aunque no esté aceptado, no está investigando ya en internet todo lo que encuentra del investigado. No es nada extraño que te pidan un presupuesto para, por ejemplo, ver si determinada empresa es real o una red de estafadores, y antes de que el cliente se decida a contratarte ya tienes bien clara la respuesta a falta de contrastar en el terreno.

Si te estás planteando ser detective y cuando oyes algo similar a “no sé si el cocinero del hotel me está robando género” no te pegan unas ganas locas de averiguarlo ese mismo día, no vas a durar mucho en la profesión.

La curiosidad no solo se refiere a “misterios” sino también a lugares, ambientes y personas. Nos gusta conocer nuevos lugares, viajar, y profundizar sobre los entresijos de tal o cual profesión.

Nuestra labor profesional nos permite ver y conocer ambientes distintos y eso es parte del pago que nos llevamos por nuestro trabajo. Hoy investigas un panadero, mañana un Hotel de 5 estrellas y pasado una gasolinera en la montaña, y eso te permite conocer el funcionamiento interno de multitud de negocios y profesiones. Para el que es curioso por naturaleza, eso es el paraíso.

NO LLEVAN MUY BIEN RECIBIR ÓRDENES

Si quieres tener a un detective cabreado dile como hacer su trabajo. Aunque seas su jefe.

Este punto y el primero (el lobo solitario) son los que explican el mercado de detectives en España. Apenas hay detectives que trabajen por cuenta ajena y la gran mayoría de ellos lo hacen para subsistir, aprender el oficio y sólo hasta que monten su agencia. Al igual que los detectives famosos de ficción, queremos ser protagonistas en la película de la vida.

Es complicado incluso encontrar socios, puesto que no solo llevan (vale, llevamos) mal el recibir órdenes sino también el dar explicaciones o establecer líneas comunes. El típico detective español prefiere pasar hambre o trabajar de reponedor (con todos mis respetos hacia los reponedores) que recibir órdenes de otro detective.

Por eso, y lo tengo comprobadísimo, la mejor de manera de tratar con detectives autónomos a la hora de encargarles una investigación es darles los datos y dejar que se encarguen ellos de planificarlo como mejor vean porque, además de los rasgos que hemos visto hasta ahora…

LOS DETECTIVES SON TREMENDAMENTE FIELES Y LEALES

Excepto cuatro piratas sinvergüenzas que pueda haber en cada comunidad y profesión (y que espero que el mercado erradique pronto) la inmensa mayoría de detectives se desviven por un buen cliente, sea otra agencia o un particular.

En general somos incluso sobreprotectores con nuestros clientes y estamos pendientes de toda información que les pueda afectar. Si llega a nuestros oídos algún tipo de información que pueda afectar a un cliente “de toda la vida” allí estamos para hacérselo saber.

Pero pese a nuestra fidelidad, o quizás por culpa de ella…

SOMOS MUY DESCONFIADOS

Lo cual es perfectamente entendible dadas las cosas que vemos todos los días. Estafadores, vividores, mentirosos, infieles y sinvergüenzas de todos los colores son el pan nuestro de cada día. Estamos habituados a tratar con la flor y nata de la golfería y hemos visto en nuestros clientes los resultados de ser demasiado confiados.

No es fácil ganarse la confianza de un detective, al menos en un primer momento. Buscamos siempre intenciones ocultas a todo lo que se nos propone, tengamos o no motivos para ello. Talmente como el detective de novela negra que se entrevista con la rubia femme fatale que le propone el negocio de su vida.

Si encuentras un detective por la calle y te acercas a él para regalarle 1.000€ “porque te ha caído bien”, lo más probable es que corra como si te acercaras con una sierra mecánica pensando “en qué follón me debe querer meter éste”.

Esta desconfianza es lo que explica también la poca unión que existe en nuestra profesión a la hora de actuar como conjunto y reclamar nuestros derechos ante la administración. Preferimos que nos vapuleen miserablemente reforma legal tras reforma legal a actuar con un poco de cabeza y ejercer “la presión” que todos sabemos que podríamos ejercer contra nuestros amados políticos. Y hasta aquí puedo leer…

En tono ya más de broma, podríamos decir que hay dos tipos de detectives según su afinidad por las asociaciones y colegios profesionales: Los que no se asocian porque no se fían, y los que se asocian porque no se fían.

Por cierto, si os fijáis, estos rasgos los tenemos en común con personajes como Sherlock Holmes o Torrente (tan distintos en otros aspectos), por lo que igual no van tan equivocados novelistas y guionistas.

Para finalizar: Estos son los rasgos comunes que he encontrado yo entre detectives de ficción y los detectives reales, seguro que a ti se te ocurren muchos más. Compártelos con nosotros.

Summary
DETECTIVES FAMOSOS DE FICCION DETECTIVES REALES
Article Name
DETECTIVES FAMOSOS DE FICCION DETECTIVES REALES
Description
Son muchos los referentes que nos vienen a la cabeza al pensar en detectives y tan opuestos como Sherlock Holmes o Torrente. ¿Serán así en la realidad?
Author
The following two tabs change content below.
Director en Omnia Veritas y detective privado con licencia 2265. Tel: +34 686 669 705 GM of Omnia Verita and private investigator. Cell: +34 686 669 705

Latest posts by Fernando Mairata (see all)

Leave a Reply

once − siete =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies