La mentira de la Criminalística

Hoy toca otro artículo de Javier Muñoz acerca de una temática que todos parecen conocer, pero que nadie sabe del todo de qué va: la Criminalística.

criminalística

CSI España y la confusión.

Hace ya más de una década se estrenó en la televisión española CSI Las Vegas. Esta serie seguía las peripecias de un equipo forense que se dedicaba a resolver casos criminales en tiempos récord y con una serie de herramientas, ya fuesen materiales o psíquicas (rozando lo sobrenatural) que suele utilizar la policía.

El hecho es que, siendo herramientas utilizadas por la policía, suele tratarse de elementos que suponen un gasto alto, por lo que, por ejemplo, en España, sólo las sedes centrales de la Policía Nacional o de la Guardia Civil poseen.

Hecho ese inciso, universidades y otros entes con posibilidad de crear su propia formación atisbaron una oportunidad económica sin parangón desde que se crease el concepto de canción del verano.

La formación en Criminología ya había existido durante un tiempo, pero poco reglada, excepcional y residual. En ocasiones, como formación complementaria a otras carreras bien establecidas a las que en el terreno profesional les venía muy bien ese matiz que añadía la Criminología.

Pues bien, aunque no fue hasta 2009 cuando se crearon los primeros Grados en Criminología, sí habían existido otros intentos de dar a luz una formación universitaria de Criminología a través de licenciaturas de segundo grado y diplomaturas. Nada importante. Nótese la ironía, pues el desarrollo y formación criminológica venía de largo, habían establecido bases de estudio, formas y maneras distintas o divergentes a lo “sólo CSI”, pero, aun con todo, eso último fue lo único utilizado por esas universidades para vender. Se indicaba hace un mes, durante el III Seminario Interuniversitario de Criminología, que las universidades habían utilizado en exceso las series de televisión para vender la Criminología.

Pero CSI estaba ahí, y llevaba años triunfando en la televisión. Pero CSI no hacía Criminología en general, sino que se dedicaba a una pequeña, muy pequeña parte de ella, a la rama de la Criminalística. Y dentro de esta, a las tareas forenses que un profesional de Policía Científica puede llevar a cabo. Nada de profesionales que no sirvieran al Estado.

Los niños habían crecido con esos nuevos superhéroes: gente capaz de deducir y resolver los más complejos crímenes a través del método científico acelerado y herramientas del futuro que te decían en segundos si el ADN o la huella eran de uno u otro.

Muchos corrieron al Grado cuando se ofertó creyendo que encontrarían todas estas materias. A otros, en cambio, les interesaban los aspectos más sociales y psicológicos del criminal, ya fuese motivado por una vocación intrínseca, o por series como Mentes Criminales, que, al igual que CSI, jugaban con la ficción y exageraban los métodos, convirtiendo a los profesionales que aparecían en seres cercanos a dioses de la deducción.

Pero ni eso era real, ni quien sabe de Criminología se convierte en sabedor de todas las cosas.

¿Qué es la Criminalística?

Para dar una visión clara, he de detenerme a explicar de manera breve de qué se trata cada cosa. La Criminalística, en este caso, es una disciplina inserta dentro de la Criminología que trata aspectos más prácticos y cercanos a las ciencias naturales. Esto es, se dedican a utilizar el método científico mediante técnicas y analizan todo el producto resultante de un hecho delictivo concreto que es susceptible de informar acerca de la causa o desarrollo del susodicho delito. El fin último es la reconstrucción del hecho delictivo y la aprehensión del delincuente.

De aquí salen disciplinas como la Lofoscopia (huellas), Balística, Antropología forense (análisis de restos humanos: huesos, por ejemplo), Documentoscopia (veracidad/falsedad de documentos), Grafoscopia, que se suele insertar en la anterior y sirve para determinar la autoría de escritos, Entomología forense (estudio de insectos), pudiendo encontrar incluso a la Genética forense, la Fotografía, Informática y Medicina forense, así como el estudio de incendios, entre otros.

Si os fijáis, todos ellas son disciplinas que deben aplicarse al caso concreto para la averiguación de los hechos. En España, por ejemplo, la Criminalística está enmarcada dentro de los Cuerpos Policiales, lo que significa que estas tareas a nivel oficial quedan relegadas a ese campo. Pueden presentarse informes de parte a juicios, pero no puede elegirse que ese sea el único dictamen, pues la policía posee, no sólo el derecho y la obligación a realizarlos, la primacía, sino también presunción de veracidad.

La Criminalística en el mundo laboral.

Después de que se generasen los estudios de Grado y que estos apenas poseyesen materia sobre Criminalística, muchos quedaron decepcionados. De repente, la Criminología era también una ciencia social y algo jurídica, por lo que debían tragarse multitud de asignaturas de Sociología, Psicología y Derecho que no fueron anunciadas cuando se vendía la Criminología como lo mismo que el CSI.

¿Cuál es el análisis de todo esto? Hubo quien fue engañado (por sí mismo más que por quien vende, aunque no falte responsabilidad por esa parte) creyendo que le iban a convertir en el mejor investigador; y luego hubo quien sabía dónde se metía e igualmente le dieron buen palo al descubrir que el grado de poco sirve a nadie.

Para los primeros, aquellos que aspiraban a ser buenos policías al fin y al cabo, se encontraron que el grado no les daba ningún tipo de preferencia a la hora de convertirse en policías. Como todo ser humano (español), habrían de realizar sus oposiciones, re-estudiar lo que hubieran visto en la carrera y presentarse junto a otros tantos miles a unas oposiciones duras en las que los conocimientos (en general, y sobre Criminología) importaban más bien poco. Así, no servía ni haber estudiado, ni la materia en cuestión de la que fueses experto.

Pero, ¡ojo! Eso también es producto de la propia ignorancia. Las universidades no hicieron nada por avisar, pero quien se sorprendió por los resultados tampoco demostró haber estudiado su propio caso.

¿Qué los policías podrían ser más eficaces en su trabajo siendo criminólogos? Antes solía pensar que sí. Ahora me doy cuenta de que un porcentaje muy alto de ellos sólo acepta órdenes de otro y que muchos de ellos no tienen voz ni voto. Aunque existe la policía de prevención e intervención, aunque son reales los equipos de investigación, el grueso de la policía se dedica a tareas más administrativas, de prevención ciudadana, vigilancia o contención. Estos conocimientos les resultarían útiles, pero entiendo que los reconozcan como innecesarios en su actividad diaria. La Criminología tendría un mayor impacto sobre las escalas superiores, de dirección, a la hora de diseñar políticas criminales eficaces y eficientes.

Con esto, no trato de desmerecer el trabajo del policía básico, del agente u oficial, sólo ahorrarle un trabajo que sólo va a cargar el peso sobre quien no puede poseer más voz en un cuerpo de marcada jerarquía.

Dicho esto, hemos de recordar que hablábamos de Criminalística, y no de Criminología en general. Esto significa que sólo les resultan útiles estos conocimientos a aquellos dedicados a las tareas de policía judicial (que abarca gran cantidad de áreas criminales) y Policía Científica. Si me presionáis, incluso, sólo a los segundos, relegando la Criminología en general a los primeros, por entender que una mejor comprensión del delito, el delincuente, la víctima y la dinámica criminal les resultarían útiles a la hora de resolver casos o para mejorar su intuición.

¿Y para los que no queremos ser policías?

En el mundo privado también se puede ser criminalista. De eso no hay duda. Con los años ha crecido el número de especialistas en Documentoscopia, Grafoscopia y Lofoscopia, cuyos campos suelen ser más demandados para realizar contra-informes, así como el número de grafólogos, pero dado el carácter de pseudo-ciencia de esta y que no tengo claro que pertenezca a la Criminalística, lo dejaremos por ahora a un lado y os invito a corregirme en los comentarios.

Sin embargo, sucede como con cualquier profesión: existe gran desconocimiento y sólo quien posee grandes cantidades de dinero que ganar o perder acaba por conocer estos servicios. En general, pocos saben que de una carta anónima de amenaza se puede sacar petróleo con esas tres disciplinas mencionadas. Requiere investigación y, como pasa con las investigaciones policiales, no se tardan un par de horitas, algo que contradice el dogma de CSI.

La Criminalística real.

Seré breve. No se trata de decir: señores, todo lo que saben es mentira. La Criminalística en realidad es una disciplina menor y lo que cuentan los relatos de ficción es imposible.

La Criminalística es real y eficaz. Pero no tan rápida como la pintan las series y películas. Los resultados de una prueba de ADN en España pueden tardar seis meses en llegar, pues hasta hace poco (ignoro si ha cambiado) sólo las sedes centrales (en Madrid) poseen los aparatos necesarios para el análisis de ADN. Y el trabajo se les acumula…

Ese es sólo un caso, y es una de las razones (se cuentan por decenas) de que los juicios sean lentos en España. La fase de instrucción de un juicio, donde se investigan todas las pesquisas que más tarde se presentarán como pruebas en el juicio oral, conlleva todo este tipo de investigaciones. Si la cosa es grave, se da preferencia a una prueba, pero, por lo general, la actuación policial se ve muy limitada por los medios que poseen, lo que condiciona los siguientes pasos del proceso judicial.

Por ello, a quien lea estas líneas, más vale dedicarse a esto por vocación y con paciencia, y desconfiar de las promesas de las series, las películas, las empresas de formación o las universidades: sólo quieren venderte algo.

The following two tabs change content below.
Detective privado, escritor y criminólogo. No necesariamente por ese orden.

Leave a Reply

3 + 1 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies