PERITRUCHOS, CONSULTORES Y CLIENTES MISTERIOSOS

A los clásicos peritruchos que nos hacían competencia desleal saltándose la ley a la torera les ha salido un refuerzo, las “consultoras” de riesgos o inteligencia.

Peritruchos, consultores y analistas

Durante estos años, los detectives privados hemos visto ilegalidades de todos los colores, desde peritos en cualquier cosa imaginable que hacían de todo menos peritar a empresas que realizaban tareas de “cliente misterioso” amparadas en una supuesta formación bonificada a las empresas.

Vamos primero a hacer un repaso de los “clásicos”.

Los peritruchos, que no peritos.

Aclaremos qué son los peritos primero

Los jueces no saben de todo. Nadie sabe de todo. Los peritos judiciales son aquellos profesionales expertos en una determinada materia que auxilian al juez ofreciendo un análisis imparcial y detallado de los hechos técnicos objeto de controversia. Digamos que “traducen” el lenguaje técnico al juez y les exponen unas conclusiones imparciales de lo peritado.

Pero claro, eso son los peritos. Los de verdad, los que saben. Los peritos analizan y sacan conclusiones en base a unos datos aportados por las partes. No investigan, no tienen la potestad legal de investigar o recabar datos por su cuenta.

Los peritruchos

Se hacen un curso de escasas horas y contenido irrelevante avalado por alguna asociación de peritruchos con un nombre estrafalario pero con pinta de muy muy serio (imprescindible que en el nombre conste la palabra “oficial” y alguna referencia territorial: “de España”, “de Cataluña”, o si se vienen arriba: “de Europa”, “latinoamericana” o “Mundial”).

Esta asociación de peritruchos como ellos les da un bonito diploma (normalmente más currado que el de las universidades) firmado por su presidente y una bonita placa para llevar en la cartera y sentirse Mike Hammer.

Completado el lote, a vivir. A investigar, interrogar a gente, hacer informes según una plantilla que les han dado y hacer caja.

Muchos de ellos no solo deberían ser juzgados por intrusismo profesional sino también por estafa a sus clientes.

Lo último de lo que tenía constancia eran los “peritos en investigación”, supuestos expertos en investigación que no habían realizado una investigación en su vida. Por supuesto su labor no era aconsejar sino realizar investigaciones de manera encubierta protegidos por el título de Perito.

Si ya siendo detective me tocan las narices, si fuese un perito “de los de verdad”, de los que saben de materias complejas y tienen estudios universitarios y años de experiencia en la materia, estaría que me saldría humo por las orejas.

Los “clientes misteriosos” de las empresas de formación bonificada

Lo de la formación bonificada todos sabemos que es un chollo. El gobierno subvenciona horas de formación para tus trabajadores y si no las usas las pierdes. Claro, quien más quien menos las ha ido usando para formar primero en riesgos laborales, en  protección de datos después e incluso en materias que sí eran útiles para la empresa.

El problema es que en muchos lados ya no sabían en qué formar a la gente o no se daba formación útil real para la empresa contratante.

Un buen día, a alguna mente despierta se le ocurrió: “¿Y si a los cursos de atención al cliente le añadimos primero unas visitas de un cliente misterioso para evaluar cómo lo hacen?”. Llegados a este punto uno puede pensar que el interés era legítimo o que lo que realmente vendían era el servicio de cliente misterioso subvencionado por el Estado y realizado por personas sin la habilitación legal para investigar.

Algunos, sobre todo los de la segunda motivación, se tomaron la libertad también de sacar fotografías o vídeos de las actuaciones.

Hoteleros y restauradores vieron en cielo abierto. “Enchufo a estos que me lo hacen gratis y si me sacan dos fotos de alguien haciendo el cimbel tengo las fotos y el testigo. Con esto me basta para forzar un despido con un poco de suerte”.

Y así se hizo, despidos, en ocasiones procedentes, subvencionados como formación bonificada. Con dos cojones.

En teoría al llevar esto a un juez, éste debería rechazarlo por tratarse a todas luces de una investigación privada realizada por alguien no habilitado para ello, pero en el mundo real cosas como ésta han colado, cuelan y colarán. No siempre, y parece que estos últimos dos años la cosa ha ido decayendo porque muchas veces acaba no sirviéndoles para nada y quemando a los trabajadores para una investigación posterior, pero a veces aun cuela.

¿Y no han protestado los sindicatos por este uso de los fondos para formación?

Ja ja ja. Venga, no me hagáis reir. ¿Van a protestar los sindicatos sobre algo relacionado con la formación?, ¿ellos?.

La nueva ola, los consultores de inteligencia.

¿Qué es esto de “consultor”?

Pues ni idea. Es lo que llamamos un nuevo palabro del postlenguaje actual basado en anglicismos, es decir, algo que suena bien, así moderno, pero que no sabes muy bien qué es y, por tanto, es excelente para inventarse funciones.

El truco consiste en cambiar expresiones de toda la vida, y que además eran y son las correctas, por palabros provenientes del inglés para intentar saltarse límites y leyes intentando hacer ver que no se trata de lo mismo. Como las magdalenas y los muffins pero a nivel de investigación privada.

Vamos a intentar hacer un diccionario explicativo.

Diccionario palabros – palabras.

HUMINT

Se escribe siempre en mayúsculas, como si escribieses CIA, KGB o FBI y se supone que significa INTeligencia HUMana. Se trata de una técnica muy novedosa consistente en hablar con la gente para conseguir información. Si quieres conseguir información sobre alguien, persona o empresa, hablas con los vecinos, con sus trabajadores, con los proveedores, con la competencia, con ex trabajadores, etc.

¿Novedoso verdad? Si eres un detective privado llevas haciéndolo toda la vida de Dios y tu sin enterarte de que eras tan moderno. Para darle un toque más molón, al recoger la información identificas las fuentes y las puntúas en credibilidad. Lo que antes hacías cuando no te fiabas un pelo de lo que te contaba nosequién, ahora le enchufas un 1.

¿Dónde está lo ilegal?

Tanto en el pasado punto como en los siguientes: Un consultor o analista puede trabajar la información, compararla, analizarla, sacar conclusiones o lo que quiera o pueda legalmente hacer con ella. Lo que no puede, puesto que está vetado a todo el que no sea detective privado, es investigar a personas con el objeto de recabar información.

Hablar con gente para recabar información es investigar. En español, en inglés o en chino.

OSINT

También en mayúsculas porque queda más moderno. Significa buscar en fuentes abiertas de información (que como veréis encaja perfectamente en la definición de investigar). Bases de datos públicas o privada de acceso libre.

En resumen, buscar en Google, Facebook y en cuatro sitios más que no voy a nombrar y que los detectives conocéis de toda la vida. Lo que haces siempre antes de empezar a seguir a alguien. Otra gran novedad que, si se nombra en español solo la podemos hacer los detectives privados y si se nombra en inglés pretende hacer todo quisqui.

Due Dilligence

Éste palabro, como es más antiguo, aun se escribe en minúsculas. Son las investigaciones mercantiles preventivas de toda la vida. Esas investigaciones que te han contratado para realizar antes de que se firme un importante acuerdo comercial o de incorporar un nuevo socio a una empresa.

De nuevo, en inglés (o algo así), parece que cualquier consultora de negocios puede realizarla de manera totalmente impune, e incluso las contratan las entidades públicas.

¿Y qué hacemos los detectives mientras?

Me gustaría decir que nada, pero es bastante peor que eso. Las legitimamos.

Las legitimamos al no denunciarlas activamente y las legitimamos al adoptar su lenguaje y sus nomenclaturas. Cada día van saliendo empresas paralelas a agencias de detectives (o los despachos mismos) que usan como reclamo la palabra “consultor” o “analista”.

No digo que esté mal, si no puedes con el enemigo…, pero desde luego es bastante absurdo que tengamos que cambiarnos el nombre para poder ejercer las funciones que solo nosotros legalmente podemos ejercer.

Ya que estamos en el tema, y antes de acabar, un saludo a los responsables de asociaciones y colegios profesionales de detectives privados a los que les rebotan estos temas. Cuidado al chupar las cabezas de las gambas que no es os meta una pata en el ojo.

 

Summary
PERITRUCHOS, CONSULTORES Y CLIENTES MISTERIOSOS
Article Name
PERITRUCHOS, CONSULTORES Y CLIENTES MISTERIOSOS
Description
A los clásicos peritruchos que nos hacían competencia desleal saltándose la ley a la torera les ha salido un refuerzo, las “consultoras” de riesgos o inteligencia.
Author
Omnia Veritas Detectives
The following two tabs change content below.
Director en Omnia Veritas y detective privado con licencia 2265. Tel: +34 686 669 705 GM of Omnia Verita and private investigator. Cell: +34 686 669 705

Leave a Reply

dieciocho + dos =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies